Foto: eleconomista.es

Después de más de un año del boicot diplomático, político y económico impuesto por Arabia Saudita con otros países de la región como Emiratos Árabes, Bahréin y Egipto, al Estado de Qatar, la semana pasada, el reino de Arabia Saudita y Egipto declararon que el boicot a dicho país continuaría, de acuerdo con información del canal saudita Al-Arabiya.

Días después de dicha declaración, el lunes 3 de diciembre, el Ministro de Asuntos Energéticos y CEO de Qatar Petroleum, Saad al Kaabi, anunciaba la salida de su país de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), una organización creada con la finalidad de controlar la producción mundial del petróleo y por ende, su precio. La OPEP se creó en septiembre de 1960 por Venezuela, Arabia Saudita, Irán, Irak y Kuwait, todos países productores de petróleo.

El Ministro declaró que aunque Qatar, planea asistir a la 175 conferencia ministerial de los socios de la Organización de Países Exportadores de Petróleo en Viena (última reunión de la OPEP este año), a partir del primer día de enero del 2019 dejarán de formar parte de la Organización de la que han sido miembros durante 57 años.

En cuanto a las especulaciones de que su salida, Saad al Kaabi desestimó las que giran en torno al boicot del que su país es objeto. Declarando que Doha quiere enfocarse en el gas licuado (GNL) que desde el año pasado anunciaron incrementar su producción, lo que refrendaría su papel como el mayor exportador de gas a nivel mundial.

Si bien declaró que el Emirato no dejará de producir petróleo, pero sí se enfocará en la producción del gas, a razón de que en la Organización no deciden sobre lo qué sucede al ser Qatar un actor muy pequeño.

Foto: Reuters

Es cierto que el Emirato de Qatar apenas produce 2% de la totalidad de la producción de petróleo y que por ende, su peso en las decisiones de la OPEP es minúsculo si se compara por ejemplo con Arabia Saudita, el mayor productor de la OPEP desde 1987 (y el que representa el mayor peso en la Organización). También es cierto que la decisión de Qatar de abandonar la OPEP al tiempo del que es sujeto de un boicot (que ni su pertenencia en la OPEP ha impedido), levanta sospechas, pues parece una estrategia que responde a cuestiones más políticas que económicas.

Ahora, con la salida de Qatar de la Organización ¿la OPEP corre el riesgo de desaparecer?

La OPEP y la OPEP+

La influencia (y el poder) del que gozó alguna vez el “cartel petrolero” se ha desvanecido en los últimos años.

Gracias al fracking o fracturación hidráulica (muy cuestionada por ambientalistas y que en México, Enrique Peña Nieto permitió  a través de su Reforma Energética), una técnica para extraer además de gas, un tipo de petróleo no convencional, el esquisto, Estados Unidos se convirtió este año en el primer productor mundial de petróleo superando a cualquier potencia petrolera del mundo.

Así pues, con el objetivo de revitalizar los precios del petróleo después de la caída del petróleo en 2014 y para contrarrestar el inminente petróleo de esquisto estadounidense, en 2016, los miembros de la OPEP y países no miembros, formalizaron un compromiso para disminuir la producción a 1.8 millones de barriles por día (1.2 millones de la OPEP y los 600,000 restantes de los países no miembros, como México) y así, aumentar los precios del barril de petróleo. (Ley de Oferta y Demanda).

Con dicho acuerdo se marca el inicio del “Grupo de Viena” u “OPEP +”, conformado por 24 países. Aunado a los 14 miembros de la OPEP (Algeria, Angola, Ecuador, Guinea Ecuatorial, Gabón, Irán, Irak, Kuwait, Libia, Nigeria, República del Congo, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Venezuela) quienes controlan el 35% de los suministros mundiales de petróleo y el 82% de las reservas y se encuentran 10 países no miembros, entre los que destacan Rusia y México. Los suministros mundiales del nuevo grupo aumentan a 55% y a 90% en cuanto a las reservas.

A partir de ese momento, la OPEP desaparece para darle paso a la OPEP+, por lo que tácitamente la re-configuración del mercado petrolero la comanda Rusia (segundo productor de petróleo a nivel mundial) de los países no miembros y Arabia Saudita, de los miembros.

¿O crees que el efusivo saludo entre MbS y Vladimir Putin en la Cumbre del G20 en Argentina fue casualidad?

Poco después del famoso apretón de manos, Putin y el príncipe heredero, Muhammad bin Salman (MbS), acordaron reducir la producción de crudo, es decir, reducir la producción de barriles diarios, a pesar de la negativa de Donald Trump.

En la última reunión del año, se prevé que los miembros de la OPEP continúen con la política de limitar la oferta para contrarrestar la caída de precios que inició en octubre de este año.

Comentarios finales

Si bien las opiniones fluctúan entre los que piensan que la salida de Qatar de la OPEP sienta un precedente para la salida de otros países de la organización (algunos medios ya sugieren que Irak será el siguiente en abandonarla) y la posterior desintegración del organismo. Otros consideran que la salida de Qatar no afectará negativamente en la organización en virtud del peso simbólico que representa el Emirato qatarí en comparación con el de Arabia Saudita o Rusia.

A pesar de esto, tampoco es prudente minimizar el hecho detrás de la decisión qatarí de renunciar al (privilegiado) grupo de los países petroleros: los privilegios de los que gozan los miembros de la OPEP ya no son tan atractivos debido a la disminución de los costos de producir energía verde y al atípico crecimiento de la producción petrolera estadounidense que puede hundir los precios del oro negro, en virtud de que EE.UU. no está obligado a limitar su producción petrolera pues no forma parte ni de la OPEP ni de la OPEP+.