Foto: European Pressphoto Agency

Desde las elecciones presidenciales de 2016, en las que se eligió a un empresario neoyorquino para llegar a la Casa Blanca, la división electoral entre republicanos y demócratas se ha hecho más evidente. En virtud al cansancio de los votantes ante los partidos del “establishment” tibios y planos ante las nuevas demandas sociales, en contraparte al fenómeno mundial de los partidos “anti-establishment” los cuales aparentan ser la opción del cambio (efecto que hizo llegar a Mr. Trump y a Bolsonaro al poder).

¿Qué está en juego?

Con la evidente división de los dos EE.UU., el martes llegan las elecciones de medio mandato en las cuales están en juego, además de 35 de los 100 escaños en el Senado (generalmente son 33 pero habrá una elección especial en Minnesota y Misisipi), los 435 cúrules de la Cámara de Representantes o el Congreso, las elecciones para Gobernador en 36 estados y los más de 6.000 escaños en los parlamentos estatales.

Para los republicanos perder significaría dos cosas, si pierden el Senado podría complicarse que les aprobaran sus nombramientos, si pierden el Congreso (lo que es más probable), los demócratas podrán frenar la agenda legislativa republicana e investigar el conflicto de interés del presidente así como sus implicaciones en la trama rusa.

Si bien es cierto que en los últimos años, el partido del Presidente ha tenido varios aciertos, sobre a la hora de las designaciones, las encuestas pronostican un posible triunfo demócrata, razón por la cual, los republicanos y el Presidente no han perdido ni un minuto para hacer campaña.

A pesar de que se vea a Trump como un presidente que ha hecho mucho más que sus predecesores y de que los Republicanos tengan mayoría en ambas cámaras, es del conocimiento público, que en las elecciones intermedias el electorado estadounidense castiga al partido que se encuentra en la Casa Blanca, es decir, siguiendo esta “tradición” los republicanos perderían la mayoría bicameral.

Por otra parte, aunque las encuestas apunten como ganadores a los Demócratas, a raíz de que un hombre de color llegara al poder en 2008, Estados Unidos se ha convertido en un país de mayoría republicana.

Foto: Getty Images

Tal y como ocurrió en 2008, Donald Trump en 2016, llegó a despertar el interés perdido en la política, sin embargo, en esta ocasión el despertar fue a personas a las que ser gobernados por un afroamericano que “ni siquiera había nacido en Estados Unidos” les impactó: personas blancas y con menor nivel de estudios en comunidades rurales.

Los simpatizantes de Trump han sido movidos por el discurso conservador de un empresario con nulo conocimiento en política, cooperación o diplomacia, y a pesar de eso, el éxito de ese personaje ha provocado que los republicanos lo llamaran a movilizar a las masas tal y como lo hizo hace dos años. Es por eso que en los últimos días, Mr. Trump ha hecho mas apariciones en eventos y en mitines que en toda su administración, especialmente en las zonas rurales en las cuales es más fácil convencer (o manipular) a través de su discurso visceral anti-migración y pro-nacionalista estandarte de su “Make America Great Again”. (No por nada va a cerrar la campaña en Missouri).

Estrategia “divide y vencerás”

Donald Trump llegó a gobernar un país a través de la retorica del miedo y del odio, que sacó a relucir lo peor de una sociedad en la que impera la xenofobia, el racismo, la discriminación, el machismo y la misoginia, por lo que en estas elecciones ni Donald Trump ni los Republicanos tienen que escarbar profundo para revivir esos sentimientos.

A pesar de esto, con la campaña de movilización del voto y el repunte de los demócratas en especial, frente al electorado joven y más educado así como en las mujeres, los Republicanos “temerosos” no han dejado de sacar “repentinamente” cartas sobre la mesa para no perder ni las cámaras, ni los estados.

Por eso, en las últimas semanas la administración de Trump se ha visto envuelta en “problemáticas” que han convertido en parte de la campaña, la resurrección de la olvidada Guerra en Yemen, los paquetes bomba enviados por un simpatizante trumpista a los principales referentes del Partido Demócrata, como Barack Obama y Bill Clinton, además de la masacre de 11 judíos en una sinagoga de Pittsburgh y desde luego, la Cavarana Migrante, presentada como una “emergencia nacional”, al estar conformada por “criminales y terroristas” (que se llegó a decir, provenían de Medio Oriente), los cuales pretenden “invadir” el país.

La caravana migrante

Al revivir su irónico discurso anti-inmigrante (en un país formado por migrantes), la Caravana Migrante, ha sido usada como mera propaganda. Es decir, la política de militarización en la frontera, así como las políticas conservadores mediante los discursos de odio de Trump, no son más que medios con la que está comprando su reelección en el 2020.

El viernes, Donald Trump en su cuenta de twitter subió una imagen en donde casi como si fuera un capítulo de la aclamada serie “Game of Thrones” anunció “nuevas sanciones”, en virtud de que en días pasados, había emitido sanciones pero contra países “socialistas” como Cuba, Nicaragua y Venezuela. Lo anterior, refleja cómo intentan mantener a flote la campaña, atacando todos los frentes posibles.

Lo que pueda decir o hacer Mr. Trump, además de repercutir en los resultados electorales, también puede hacerlo en la vida de miles de personas que se encuentran realizando un éxodo por México con destino a EE.UU., pero no gracias al financiamiento demócrata, como ha declarado Donald Trump, sino más bien, a la crisis humanitaria que se vive en diversos países de Centroamérica. Crisis que tanto Demócratas como Republicanos han afianzado al desestabilizar la región durante décadas de financiar dictaduras y golpes militares. Por lo que ahora, no debe sorprendernos que una región tan rica y tan pobre como Centroamérica no pueda ofrecerles a sus ciudadanos ni estudio, ni trabajo ni las condiciones para tener una vida digna.

Si quieres conocer los resultados de la elección de medio término, sígueme en mis redes sociales. Estaré actualizándolos tan pronto se vayan dando a conocer.